No pudo ser

El Recreativo Bifesa Tartessos cae derrotado 66 - 0 en su visita al C.R. Ciencias Cajasol B y se complica la temporada. Los hispalenses no dieron margen a los linces, siendo superiores durante todo el encuentro.

Las derrotas a veces duelen más por cómo se producen que por la propia conciencia de haber caído y no conseguir el objetivo. Algo así es lo que sucedió a los chicos del XV del lince durante el encuentro correspondiente a la séptima jornada de liga de la Primera división andaluza, donde los onubenses disputan su segunda temporada consecutiva.

El Recreativo Bifesa viajó por cuarta vez en la temporada hasta la provincia vecina para enfrentarse en esta ocasión al filial del Ciencias Cajasol; uno de los equipos punteros en el rugby nacional y con una cantera reconocida por su trabajo y dimensión, como así se demostró en las instalaciones de San Jerónimo, donde tuvo lugar en encuentro entre ambos conjuntos.

 Los tartéssicos, conscientes de la importancia de amarrar un resultado positivo, saltaron al césped nerviosos por la responsabilidad y la necesidad de sumar en un campo desde luego nada propicio; si bien los linces han sido capaces a lo largo de los últimos años de eso y más. Esta no fue una de esas ocasiones.

El resultado comenzó a ser adverso desde los primeros minutos. Los nervios y la falta de intensidad en algunos momentos por parte del cuadro onubense y el despliegue técnico y físico de los sevillanos con jugadores que frecuentan el primer equipo, dio lugar a que  el cuadro hispalense se adjudicara la batuta del partido; y en el rugby quien controla los tempos de juego tiene mucho ganado.

Al descanso, el Ciencias Cajasol lograba imponerse en el marcador por un 38 – 0, resultado ajustado e injusto a ojos de quien no está en el campo porque los onubenses merecieron más en los primeros cuarenta minutos; sin embargo, el oval no llegó a posar la marca local.

Ya en la segunda parte, los de Patricio Martín salieron más motivados, tirando de esa casta que atesoran y que a veces, sin saber porqué, no logran permitir que aflore. No fue este el caso y el juego se vio mejorado en las fases, en los ataques de delantera y el movimiento de la tres cuartos. Y aún así, no fue suficiente. El equipo local jugó bien sus cartas, cargadas de calidad técnica, y saco rédito a la inquietud del Recreativo Bifesa por conseguir ensayar lo antes posible, lo que provocó algunos errores que permitieron al equipo hispalense que aumentara su renta hasta el definitivo 66 -0 con que llegó al pitido final del partido.

Los onubenses, cabizbajos, abandonaron el terreno de juego conocedores que la liga se acerca a su fin y las cuentas comienzan a estar apretadas, si bien los linces nunca dejan de buscar su presa; el XV onubense hará lo mismo frente a su próximo rival.

Información adicional